Publicado el 20 julio de 2016 a las 2:18 pm, por

El mundo de la cocina es un sector profesional tan duro como satisfactorio que cada día evoluciona y nos sorprende con nuevos avances y nuevas técnicas. Para hablar sobre esta cuestión hoy hablamos con Adrián Corral, un alumno del Grado Medio de Cocina y Gastronomía que se ha quedado trabajando en el restaurante en el que hizo las prácticas profesionales, el Hotel Abba Madrid 4 Estrellas Superior.

¿Cuándo  te empezó a picar el gusanillo de la pasión por el mundo de la cocina?

Todo comenzó cuando empecé a vivir solo. Cuándo ya no te cocina nadie, tienes que cocinar tú solo y me di cuenta que me gustaba. Recuerdo la primera vez que hice tortilla de patata… ¡no poché la patata, la eché cruda! Empecé a ver tutoriales en Youtube y decidí que era a lo que me quería dedicar.

¿Cómo crees que ha cambiado el mundo de la gastronomía en los últimos años?

Ha cambiado un montón. Las nuevas técnicas han revolucionado todo. En cualquier restaurante por pequeño que sea ya hay pequeños toques de vanguardia en la gastronomía haciendo por ejemplo un crujiente, una teja… El plato cambia visualmente y de sabor. Desde mi punto de vista está cambiando mucho.

Estudiaste el Grado Medio de Cocina y Gastronomía en Grupo Aranda Formación, ¿cómo fue tu experiencia y qué destacas de la formación que recibiste?

De la experiencia me quedo con las prácticas y los profesores. Cada vez que voy a visitaros veo el gran cambio en instalaciones. Tenéis unas cocinas muy buenas. La verdad es que me impresionó el cambio que ha habido en la Escuela de Hostelería.

Realizaste las prácticas profesionales en el mismo lugar en el que estás trabajando, ¿qué destacarías de ese periodo y hasta qué punto crees que es importante realizar prácticas?

Las prácticas son lo más importante. Es cuando empiezas a ver realmente lo qué es la hostelería. Te da cuenta si realmente te gusta o no.

Estás trabajando en el restaurante del Hotel Abba Madrid, ¿cómo es el día a día en la cocina de un hotel de 4 estrellas superior?

Todos los días hay trabajo, siempre hay cosas que hacer. En este hotel tenemos convenio con aerolíneas por lo que vienen los pilotos, las azafatas… Cada uno de los cuatro cocineros que está aquí me enseña una cosa diferente: cocina sudamericana, asiática… Estoy aprendiendo vocabulario o nuevas técnicas de vanguardia.

¿Qué te aporta trabajar en un lugar tan prestigioso?

Me aporta experiencia y aprendizaje. Con lo que estoy aprendiendo en un lugar tan prestigioso, tengo más oportunidades. Sé hacer muchísimas cosas más de las que sabía cuando entré aquí. Me he hecho un montón de cortes pero tengo que reconocer que estoy muy contento de la oportunidad que me están dando.

Para finalizar, ¿qué le dirías a alguien que duda sobre si dedicarse al mundo de la hostelería para que lo haga?

Es muy duro, son muchas horas, quemaduras, cortes… pero cuando ves a un cliente que disfruta comiendo un plato que has hecho tú te compensa todo. Poder cocinar en los actos sociales para la gente que quieres también es muy reconfortante.

En la Escuela de Hostelería Aranda Formación trabajamos para que consigas tu meta. El sector de la hostelería cada día busca más profesionales como Adrián, si quieres puedes hacer tu sueño realidad ¡No te quedes atrás y consigue tu título! Infórmate sin compromiso aquí.